Para mi la experiencia en Escuelas Viajeras ha sido muy positiva. He disfrutado mucho.

La relación entre los alumnos y profesores de los tres colegios me ha parecido muy buena. Yo me he sentido muy a gusto. Ha habido una buena sintonía.
Las actividades que la meteorología nos ha permitido me han parecido interesantes y atractivas para los alumnos.
Me ha gustado especialmente el recorrido por el parque de Anaga. Israel, el guía, sabe comunicar muy bien. L o hace de una forma muy sencilla, con ejemplos, anécdotas....y nos "engancha". Ala vez que trasmite cariño y respeto por la naturaleza.
De Tenerife me parecen sorprendentes el paisaje y la vegetación. Y el Teide visto desde cualquier punto y en cualquier época me resulta fascinante.
Además de aprender algo más de Tenerife (queda mucho por saber y conocer) he podido ver a los alumnos en un ámbito diferente y con otras personas distintas del colegio, donde ellos se comportan, actúan y reaccionan de forma diferente.Esto permite tener un conocimiento más amplio de ellos. Y a ellos les pasará lo mismo con respecto a mí.
Estoy animada a repetir.

Begoña



Mi primera experiencia en Escuelas Viajeras ha sido muy positiva, tanto por la relación con los compañeros que la han compartido, (Javier y Begoña) como por los alumnos y alumnas, con los que hemos creado una relación de amistad y compañerismo que nunca olvidaremos. El último día, todos pasamos ese pequeño y temido momento de las despedidas. Afloraron en nuestras mejillas las lagrimas del cariño y de la amistad. Solo decir que me queda un grato recuerdo del respeto y la camaradería con el que hemos convivido durante estos días, como bien dice Begoña y lo cual suscribo, Tenerife será dificil de olvidar y a todos vosotros y vosotras tambien. Siempre recordaremos esta experiencia con cariño y deciros que estaréis siempre en nuestro recuerdo y en nuestros corazones. (Recordar que hay que comerlo todo, 1º y 2º plato) Un abrazo


Rafa.



Llevo ya algunas escuelas viajeras a mis espaldas y todas tienen algo especial, distinto, que las hace únicas e irrepetibles, a la vez que inolvidables. Primero, haber conocido a dos personas tan excepcionales como Begoña y Rafael. Con gente así, siempre es más fácil. En el respeto, el cariño y el trato que tienen vuestros alumnos con vosotros, es donde se nota que sois especiales. En segundo lugar, haberos conocido también a vosotros, niños y niñas, cántabros y cordobeses y también madrileños. Habéis dado un ejemplo de buen comportamiento, de ilusión y de ganas de aprender. Sin duda, lo que más me gusta de las escuelas viajeras es este "encuentro personal". Conocer otros lugares está bien, el mundo está lleno de sitios por visitar, con preciosas ciudades y bellos paisajes pero lo mejor... que también el mundo está lleno de gente por conocer, personas desconocidas como lo éramos nosotros no hace mucho, esperando con los brazos abiertos para dar la bienvenida. Me gusta que en el escuela viajera haya TIEMPO. ¡Sí, tiempo...! Parece poca cosa ¿verdad?. Pues hoy día, dentro y fuera de la escuela, al ritmo que llevamos los mayores, cada vez es más difícil de encontrar. En la Escuela Viajera hay tiempo para hablar, para preguntar y para responder, tiempo para jugar, para aprender, tiempo para escuchar y para reir, (también para llorar,por qué no).... tiempo para estar juntos y para conocernos, hay tiempo hasta para perder el tiempo. Y así descubre uno a esas personas que hay detrás de todos nosotros y que, a veces, las paredes de la escuela, los libros y los horarios y tanta asignatura no nos dejan ver y que el paso de los años tantas veces nos hace olvidar. Se acerca uno a sus alumnos ( y ellos a ti) como el que explora una tierra desconocida, descubre lentamente, saboreando cada momento, lo que sienten, lo que piensan, sus miedos y sus intereses, su forma de ver la vida, su despreocupación y su ignorancia pero también sus enormes ganas de aprender y su entrega, su derroche de alegría y de ilusión. Bueno, no sigo que me enrollo mucho. Que ha sido un lujo estar con vosotros, que me lo he pasado muy bien y que os guardaré un rinconcito en mis mejores recuerdos. ( Siempre recordaremos Canarias ¿verdad? : su clima húmedo y lluvioso, sus deliciosas manzanas, esas poesías, esas pachangas de basket, esa verdurita de primero.....jejejeejjej!!!!!) Un abrazo a todos.


Javier.